HOJALDRES DE POLLO

Una receta sencilla y diferente con la que sorprender a niños y mayores.

Ingredientes:

  • 1 placa de hojaldre
  • 1 cucharada de harina
  • 80 g de queso Emmental rallado
  • 1 pechuga de pollo
  • 1 huevo
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 pizca de sal
  • 1 chorrada de aceite de oliva

Para el majado:

  • 2/3 dientes de ajos picados finos
  • Perejil picado
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 buena chorrada de aceite de oliva

Elaboración:

  1. Corta la pechuga en dos filetes gruesos, pon una sartén con un poco de aceite de oliva, salpimenta el pollo y márcalo a fuego fuerte, dándole la vuelta para que se dore por los dos lados, pero sin que llegue a hacerse el interior, pues después en el horno terminará de hacerse. Reserva.

 

  1. Introducimos todos los ingredientes del majado en un mortero y lo chafamos hasta que se mezclen todos los ingredientes. También se puede utilizar la batidora, al tener más capacidad que el mortero.

 

  1. Espolvorea la mesa de trabajo con harina, pon la placa de hojaldre y extiéndela con el rodillo. Cubre toda la masa con el majado, puedes utilizar un pincel de cocina para pintar la masa. A continuación reparte el queso, dejando libre uno de los extremos para que se adhiera al formar el rollo de hojaldre. Corta los filetes de pollo en tiras y ponlas en el contrario al que has dejado libre de queso.

 

  1. Enrolla el hojaldre presionando para que quede compacto. Bate el huevo y pinta el extremo para que se adhiera a la masa. A continuación, corta discos de un dedo de grosor y ve depositándolos en una bandeja cubierta con papel vegetal o similar. Ahora pinta las espirales con el huevo batido, introduce la bandeja en el horno precalentado a 220ºC con calor arriba y abajo. Hornea hasta que el hojaldre esté dorado y crujiente. Cuando lo retires del horno, deja enfriar sobre una rejilla.